lunes, 9 de febrero de 2015

10 DE FEBRERO DE 2015, el día en que el sueño se hizo real

Mañana es el gran día...
Tras años soñando con ello, por fin, va a hacerse realidad. Voy a ver un libro mío en las estanterías de las librerías.
Cuando de pequeña escribía breves historias imaginando mil mundos, divirtiéndome más que con cualquier otra cosa, jamás hubiese podido imaginar que algún día seria escritora de verdad.
Ni siquiera cuando retomé la escritura a los veintitantos, lo habría creído.
Pero ahora entiendo realmente lo que significa luchar por un sueño y eso implica muchas horas de trabajo, creer en ello, creer en ti (aunque a veces la autoestima flojee) y ver tu objetivo en el horizonte como algo posible, real.
Desde que comencé a escribir BAJO LA LUNA DEL AMAZONAS, mi vida ha dado muchos tumbos y la novela pasó de ser una apuesta que gustaba en petite comité, a ser un proyecto tomado firmemente en serio... Correcciones, lectores profesionales, concursos literarios fallidos, editoriales que jamás contestaron y otras que me contestaron con un "no es lo que estamos buscando".
Pero finalmente, encontré el camino... Una persona muy valiosa me cogió de la mano, me llevó con ella y me presentó a una editorial que me acogió con los brazos abiertos.
¡Querían que inaugurase su nuevo sello de romance!
El día en que me lo dijeron fue uno de los más felices de mi vida... No me lo podía creer.
Con ello llegó una larga espera y más correcciones de tipo "extiende escenas" y esas cosas. La novela tomó cuerpo para mostrar su forma final y pese a que siempre albergas algún miedo de que algo falle, estoy bastante contenta. Creo que he dado mucho de mí en ella y a pesar de que no es el género en el que más cómoda me encuentro (siempre tiro más hacia lo paranormal, lo llevo en las venas), BAJO LA LUNA DEL AMAZONAS surgió de manera natural. Con ella he sacado a flote tantos sentimientos y emociones... Tanto que he llorado, me he emocionado, he sonreído de felicidad mientras trabajaba en cada una de las fases de elaboración del manuscrito.
En definitiva, BAJO LA LUNA DEL AMAZONAS, está escrita con todo mi corazón y con esta historia siento que he crecido como escritora y he aprendido a narrar situaciones nuevas para mí.

Lo más importante que he querido transmitir con esta historia es que del pozo más hondo se puede salir, si uno le pone empeño. Cuando pierdes a alguien querido, pasas por diversas fases que incluyen el shock, la depresión, la ira... Es necesario pasar por todas ellas, pero hay que intentar marcar un límite, una delgada línea invisible que hace que no pierdas la cabeza y que, de alguna forma, te hace tener presente que la vida sigue, aunque no sea la que a ti te hubiese gustado.
La última fase es la aceptación. No te hace sentir mejor ni te hace dejar de enfadarte con la vida por haberte privado de la compañía de esa o esas personas... Pero es una realidad que te mantiene cuerdo. Los recuerdos siempre estarán ahi, la nostalgia... Pero la vida es cruda, hay que aceptarlo y aprovechar el día a día junto a quienes están a nuestro lado. No dejar nunca de dar ese abrazo, de ofrecer esa sonrisa o de decir ese “te quiero”.



Cuando digo en el libro que “la vida es este mismo instante”, me refiero a eso: un instante es algo efímero pero que puede dejar una huella imborrable si nos preocupamos de hacerlo especial.

Ahora, cuando faltan unas horas para que esté en todas las librerías, siento un poco de miedo... Miedo de que pase desapercibida, supongo. Pero eso creo que nos pasa a todos cuando mimamos tanto una obra... Necesitamos que sea leída, valorada.
No mentiré diciendo que no busco el éxito pero quizás, el mejor éxito es ganarme a los lectores, saber que mi historia les ha enseñado algo bueno, les ha hecho soñar y disfrutar.
Soy una persona humilde y me gano la vida como puedo pero en mi corazón, siempre repetiré que soy escritora porque lo llevo en la sangre, en mi ADN. Las letras han formado parte de mi vida desde siempre como lectora y hacedora de historias... Y espero seguir siempre ligada al mundo literario porque, aunque a veces no escriba tanto como me gustaría, es lo que mejor sé hacer, aunque no me pueda dedicar a ello al cien por cien, por desgracia.
Mañana es un gran día, una fecha que guardaré a buen recaudo en mi corazón porque puede ser el principio de algo... O no, pero al menos, será el día en que cumplí mi sueño: hacer mi historia real.



2 comentarios:

  1. Mucha suerte, Lydia, estoy segura de que te va a ir genial :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Lydia. "Bajo la luna del Amazonas" será mi próxima lectura como colaboradora de la editorial Tombooktu. La sinopsis me encantó, así que estoy segura de que la novela me encantará también. Tu historia es todo un ejemplo para las que, como tú, escribimos desde pequeñas y soñamos con ver publicados nuestros escritos algún día. Te deseo mucha suerte, un beso.

    ResponderEliminar

¡Cuéntame tu opinión! Me encantará saberla y será de gran ayuda.